Cinco minutos de silencio te dan paz


Tantas veces exclamamos desesperados o frustrados: “¡Cinco minutos de paz, es lo único que pido!”. “¡Denme cinco minutos, por el amor de Dios!” ¿A que si? Pues nadie nos va a dar esos cinco minutos si nosotros mismos no se los “robamos” a ese desenfreno total en que muchas veces se convierte nuestra vida. La buena noticia es que es tan simple y natural que lo podemos hacer cuando queramos.

El secreto mágico de esos cinco minutos es entrar en el SILENCIO. “El silencio es la higiene del alma”, dijo un sabio. El silencio es la puerta hacia el esplendor de nuestro espíritu. Y lo mejor de todo: es el ejercicio más sencillo que podemos hacer a cualquier hora, lugar y situación en que necesitemos recuperar nuestra paz y equilibrio.

Imagen: pixabay.

La fórmula es muy sencilla: cierra tus ojos y guarda silencio completo por cinco minutos. Sin ruidos ni interrupciones; deja tu celular lejos, apaga el televisor, la música, la radio, y procura estar a solas. A los cinco minutos abre tus ojos, entrelaza y aprieta fuertemente tus manos, suéltalas y notarás en ti una sensación muy especial. Te sentirás flotar con tu respiración muy suave. ¡Qué paz! ¿Viste que sencillo? No cuesta dinero, no te exige esfuerzos, solo que entres en el silencio con tus ojos cerrados.

Cuando compruebes en ti los buenos resultados de este sencillo ejercicio, podrás repetir esos cinco minutos varias veces al día, cuando gustes, e incluso extenderlos a diez, quince o veinte minutos. En efecto, este es el principio de la meditación, solo que de la manera más sencilla porque le quita la presión que algunas personas sienten al seguir un método estándar de meditación. Una observación: mientras estás con tus ojos cerrados y en silencio no luches con los pensamientos que se te crucen por la mente. Déjalos fluir como globos de helio. Verás cómo poco a poco estos “Cinco minutos de silencio” se van a convertir en uno de tus hábitos favoritos más sanos.

¡Lo comparto con amor!

Por Virginia Gómez / El blog Mágico

Share Button

Deja un Comentario