¿Por qué en china planean crear una falsa Luna más brillante?


¿Te imaginas caminar bajo la luz de la luna? Tal vez esta no sea la pregunta adecuada. ¿Te imaginas poder leer un libro bajo la luz de la luna?

El romanticismo de la luz de luna y sus sombras privadas, forma parte del imaginario de todos. Pero la vida se ve limitada bajo la óptica de su luz parda.

Se hace complicado atender señales como leer carteles. La luz que refleja nuestro satélite, no es suficiente para desenvolvernos con ligereza.

Solución en marcha

Aunque parece que para este problema ya hay una solución en marcha.

Según explica el periódico chino The People´s Daily, el Instituto de Investigación de Sistemas Microelectrónicos de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de Chengdu (CASC) planea construir una luna artificial que sería ocho veces más brillante que la luna real.

Esta nueva luna falsa, sería en realidad un satélite artificial. La construcción está ideada para iluminar áreas de entre 10 y 80 kilómetros de ancho.

El proyecto, originalmente, está ideado para iluminar al completo la ciudad de Chengdu y así descartar la iluminación actual a través de farolas.

Según Wu Chunfeng, presidente de CASC, las pruebas ya han comenzado. Y se espera que el satélite se lance y comience a funcionar para 2020. Es decir, en nada.

El lado oscuro

En contraposición a esta novedosa forma de iluminar ciudades y espacios, encontramos cantidad de ciudades del mundo en las que la contaminación lumínica está haciendo estragos.

Según un estudio de 2016, el 99 % de las personas en EEUU y Europa viven en zonas contaminadas por la luz artificial.

Así que mientras en China se las ingenian para iluminar la noche con una luna artificial, “ciudades enteras, como Flagstaff, en Arizona; y Ketchum, en Idaho, están trabajando activamente para reducir las emisiones de luz durante la noche. Ambas ciudades están certificadas como ‘comunidades de cielo oscuro’”, asegura Hu.

Más natural

Los encargados de designar a estas ciudades, son un grupo llamado International Dark Sky Association, que selecciona lugares que están trabajando activamente para lograr un “cielo nocturno más natural”.

De hecho, cada vez hay más pruebas del daño que puede causar la contaminación lumínica al ser humano y su entorno. Aumenta el riesgo de cáncer, obesidad y depresión.

Y también “perturba los patrones naturales de la vida silvestre: los animales nocturnos, como los murciélagos, son menos activos en áreas contaminadas por la luz; los animales que usan la luz para navegar, como las aves y las tortugas marinas, se confunden; incluso la vida de las plantas es interrumpida por esta luz artificial”, asegura Hu.

¿Cuida la naturaleza?

Que la luz afecta a la vida silvestre, parece ser que es algo que los investigadores de este proyecto han tenido en cuenta.

Según Kang Weimin, director de óptica del Instituto de Tecnología de Harbin,”la luz del satélite es similar a la luz del atardecer, por lo que no debería afectar las rutinas de los animales”.

¿Realmente no será tan nocivo para las rutinas de los diferentes ecosistemas?

Hu piensa que si ya el daño está hecho por la contaminación lumínica a la que estamos sometidos cada día, la exposición a “un constante resplandor similar al atardecer solo empeoraría las cosas”.

FUENTE: La Información

Share Button

Deja un Comentario